De la ciudad al reloj

Iluminación inteligente para todos

La domótica es el conjunto de sistemas de control que permite automatizar las instalaciones de un edificio con el fin de ahorrar energía, mejorar el confort de sus usuarios, protegerlo de la intrusión o comunicarlo para gestionarlo en remoto o controlarlo desde dispositivos más accesibles e intuitivos.

El desarrollo de dispositivos inteligentes permite el crecimiento de la industria de la conectividad aplicada a la domótica. Desde que en 2010 IBM lanzara la campaña Smarter Cities Challenge, dirigida a los gobiernos locales para adaptar la tecnología de control a la escala urbana, no han parado de surgir nuevas propuestas que aplican la domótica a cualquier ámbito con las mismas ventajas antes mencionadas. A escala urbana, el control de la iluminación, unido a la sustitución de lámparas tradicionales por fuentes LED, logra importantes ahorros energéticos y de mantenimiento, mejoras a nivel de seguridad, y dota de cierta identidad a la ciudad al aumentar la interactividad y la posibilidad de personalización a una escala mayor.

En los últimos años, en este enlace entre dispositivos inteligentes, conectividad y domótica, han aparecido en el mercado numerosos aparatos de uso doméstico que implementan funciones inteligentes de una manera simple, y cuya instalación y funcionamiento no requieren modificaciones en el hogar.

Desde el punto de vista de la iluminación, las funciones inteligentes que facilitan los sistemas de control y el desarrollo de luminarias y lámparas LED son: graduar la intensidad de la luz en función de la presencia de personas en un espacio, del horario o del ambiente que se quiera crear en él; modificar la temperatura de color de la luz, dentro de la gama de blancos, para que se parezca lo máximo posible a la luz solar y así respetar los ritmos circadianos de las personas, o incluso teñir de color las estancias, si los aparatos tienen fuentes de luz RGB; encender y apagar las luces automáticamente o en remoto como medida disuasoria para evitar intrusiones, o simplemente para adaptarse a las rutinas de uso de los espacios.

Para edificios de mayor envergadura, el control de la iluminación requiere una modificación de la instalación eléctrica, contemplar la inclusión de estas funciones inteligentes desde el comienzo, si se trata de una obra nueva o emplear otros sistemas que adapten la instalación existente a funciones inteligentes a gran escala. La mayor parte de los proyectos de Clickon incluyen, además del diseño de iluminación, el diseño de control para gestionar todas estas funciones de forma eficiente y adaptadas a la escala y necesidades de los edificios.

Existen ya en el mercado muchos fabricantes que ofrecen esta gama de funciones y productos para el hogar. Ikea, por ejemplo, ha desarrollado su propio sistema de lámparas conectadas vía wifi que se pueden controlar desde cualquier dispositivo inteligente conectado a la misma red: un móvil, una tableta, un asistente virtual o un reloj. Aunque estos sistemas no se pueden aplicar a grandes edificios, son muy interesantes por su fácil aplicación en el ámbito doméstico y porque ponen al alcance de cualquier persona funciones que dan idea de lo que se puede lograr en cuanto a confort modificando unos pocos parámetros de la luz.

 

Ultimas Entradas